El SPD es un sistema que ayuda al paciente a seguir su tratamiento, organizándole su medicación por días y tomas para un tiempo determinado. Para ello, el farmacéutico utiliza un envase tipo blíster con alveolos donde introduce las dosificaciones de los distintos medicamentos para cada toma diaria.
El SPD mejora el control del paciente, facilita el cumplimiento del tratamiento, reduce los errores en la toma de medicamentos, evita los problemas de manipulación y conservación y los de confusión e intoxicación involuntaria.