Los envases vacíos y los restos de medicamentos que ya no sean necesarios o que hayan caducado deben depositarse en el Punto SIGRE de la farmacia. De esta forma se garantiza que estos residuos recibirán el tratamiento medioambiental adecuado, evitando que puedan dañar nuestro entorno. Para cuidar de nuestra salud y de la del medio ambiente es imprescindible utilizar los medicamentos de forma responsable y eliminarlos a través del Punto SIGRE cuando ya no sean necesarios.